Patricia, esta no es la típica historia de éxito. Grandes errores y lecciones aprendidas.

Patricia una emprendedora con un proyecto más que interesante, que aterrizó en el mundo startup desde el mundo de la empresa tradicional, nos cuenta cuáles han sido sus grandes errores desde que inició su aventura con Pandabox.

Cuando te das cuenta de que te has metido en un buen “fregado”

Patricia empezó a idear Pandabox por casualidades de la vida. Sus amigas empezaron a tener bebés y descubrió que había un problema, se estaban gastando mucho dinero en ropa para sus hijos/as que luego se les quedaba pequeña enseguida.

Tuvo la idea de crear una comunidad donde se compartiera ropa de segunda mano para así facilitar que tuvieran ropa sin tener que desembolsar tanto dinero.

“Estas startups ya funcionaban en otros mercados europeos, así que decidí ir hacia delante y crear Pandabox como una comunidad de compartir ropa de segunda mano para niños”

Decidida y sin analizar nada más creó la comunidad, aunque pronto se daría cuenta de que se había metido en un buen “fregado”.

España y sus líneas establecidas por la sociedad.

Siempre te dicen, debes estudiar para tener una carrera, luego un máster y más tarde trabajar para una gran empresa donde asegurarte tu futuro… ¿Estás seguro que es lo único que se puede hacer?

Patricia estudió una buena carrera, trabajó para empresas como Bimbo y Mars donde su único objetivo era ser una gran KAM “Key Account Manager”

Un día conoció un compañero que era uno de los mejores KAM de la empresa y ella ilusionada le comentó que estaba genial su puesto de trabajo y que era lo que ella quería conseguir y él le dijo:

“Bueno sí, no está mal pero siempre es lo mismo, es como repetir curso”

Ella se quedó un poco descuadrada al principio pero pasado un tiempo comprendió que hay más caminos en la vida. Patricia nos cuenta como llegó a pivotar su carrera profesional pues ella misma dice “las corporates no eran mi lugar”

No siempre la opinión de los demás es la correcta…

Al principio cuando entró en todo este mundo nuevo para ella, se dejaba llevar por la opinión o el criterio de personas que llevaban más tiempo. Esto parece bueno, pero realmente hay muchas veces que te lleva a hacer acciones que no deberías haber hecho en ese momento.

“Vete a por inversión, habla con este o con el otro, haz esto…”

¿Os suena? Viéndolo con perspectiva y después de cierto tiempo, Patricia explica como coger todas estas opiniones y filtrarlas, quedarte con lo que realmente te interesa y saber que tú eres el que más o la que más sabe sobre tu propio negocio… ¡chapó!

Solo pensar en el proyecto y no hacer nada más… ¿bueno o malo?

Los emprendedores se meten tanto en sus proyectos que olvidan cosas importantes como la vida social, el deporte y sobre todo, el cuidarse a sí mismos.

Patricia nos cuenta que lo pasó fatal y todas las implicaciones que eso conlleva, ya no solo a nivel de salud personal si no también en las relaciones con el equipo y en el funcionamiento de la empresa.

Es un gran error creer que por hacer media jornada, de 8h a 20h las cosas van ir mucho mejor, pues posiblemente te perjudique. Lección aprendida por Patricia que nos cuenta su experiencia.

Ver menú